viernes, 12 de agosto de 2011

Mi libro



Vagas en el aire,
en sus senderos,
esas rutas inciertas,
ojos y manos
van tras tu cuerpo.
Noche tras noches
de tabacos y licores de nardo
te hartarás de efímeros placeres
en el silencio, como en una cárcel,
terminarás cautivo en el polvo
de una lúgubre biblioteca.
Lenguas ajenas
toquen quizá tu puerta
y avives ilusiones pasadas
y otros hombres y caminos
sepan de tus páginas.
Libro, viajero de todas las rutas,
así cayera en el abismo del olvido
seguirás prendido
en el alma de mi retina


Manuel Ramos

No hay comentarios: