martes, 16 de junio de 2009

Te busco.

Porque hueles a Luna
y a tormentas ancestrales
¡Te busco!
Te busco y no te hallo
en el silencio de noches almidonadas
ni entre las espumas de mi sangre
bombeada brutalmente
por ese puño tirano
empecinado en seguir cabalgando
cuando
¡Ya nada tiene sentido!
Tú hueles a Luna
¿Y yo?
Yo sólo a aguas de manantial
secuestradas de su entorno
y aisladas en una cárcel de vidrio.

Y huelo a aguas llorosas
a trasplantes de saliva
a injertos de sudor linfático.

Huelo a Amor nulo y agónico
por la Luna
de los ojos de tu olor.

Tú. Tú hueles a
Amor.



Narci

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Bellísimo, Narci.
Felicitaciones.
Alicia