viernes, 16 de octubre de 2009

Yo te olvidarè


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
De cuando serà.... no me acuerdo



Que no te duela.

Soy ya pasado, mujer, me fui en el tiempo
Ayer me amaste, me diste tu inocencia.

Yo aún te amo, mas pronto lograré


que en la profunda herida de tu ausencia
no sangraré, mujer.

Te olvidaré.




Evocarán mis dedos tu piel seda

temblando, extraviaré tu ardor cobrizo.

no gozaré tu risa, tu suspiro liso

ni tu gemir final, cuando el placer te acceda.
Pero

verás, mujer,

te olvidaré.




Por otro llorarás, no beberé la gema

de tus ojos de ninfa, gato, armiño.

Perderé los fluidos de tu niño

cuando lleno de ardor tirita, trema.
Pero eso

mujer,

lo olvidaré.




Pero vete, mujer. Ya no te duelas.

Amanece feliz. Yo ya te olvido

No me mires. No me hables. Ya no seas

más que pasado. Abandona el nido.

Ya no llores por mí. Me basto sólo.

para sentir que fuiste lo que has sido.

Ya hasta olvidé tu nombre
Vete. ¡Vete!

Te olvidaré.



*****

Y yo


Merodearé los hielos más australes,

para enfriar el hambre de mi carne.



Horadarán mis ojos una espina

para nublar tu mirada cristalina.



Me volveré loco, idiota, lelo

para perder en el caos todo anhelo.



Y por fin, ya en la fosa mi conciencia

en el borde mohoso de la muerte.

Sin memoria, luz, vista, inocencia
Sin dolor ya,

por fin,

te nombraré.



Carlos Adalberto Fernández

1 comentario:

Amparo dijo...

PRECIOSO POEMAAA CARLOSSS!!!